Seis formas de imaginar el #Periodismodedatos

Compartir

Hassel Fallas autor

Me gusta imaginar el futuro del Periodismo de Datos porque el ejercicio lleva a la acción; a ponerse en movimiento para hacer que las cosas ocurran o se transformen en otras mejores, mediante la experimentación.

Ese porvenir implica crearlo en equipo, donde se nutren, moldean y vienen a la vida las buenas ideas. También conlleva invertir tiempo para aprender, reaprender y compartir lo aprendido; vías seguras hacia un conocimiento sólido, capaz de elevar la calidad de los análisis de datos y, tácitamente, la del periodismo en general.

Imaginar el futuro también desata el potencial del ingenio y ejercita la perseverancia para descubrir en los problemas que hoy encaramos como industria, las posibilidades para transformarnos.

Sobre esos ejes planteo seis formas de imaginar cómo se consolidará el periodismo de datos a partir de 2015. No están escritas en piedra. Son puntos de partida para el debate, para examinarlos a través del cristal de su propia experiencia y de la realidad del periodismo en su país.

 

Gramatemática

noun_50921_cc
La nueva generación de periodistas concebirá integralmente los proyectos de periodismo de datos. Sabrá cómo analizar datos con rigurosidad y representarlos de forma atractiva para las audiencias, tanto visual como narrativamente.

La nueva generación de periodistas, que estudia o ingresará a las universidades, pondrá fin a la vieja dicotomía que a muchos nos llevó a elegir esta carrera porque “somos buenos para las letras, no para los números”.

Para los futuros reporteros esa división será una tontería porque no concebirán la comprensión de la realidad sin expresarla en datos y acompañarla de una crítica visión narrativa de los hechos.

Esa generación será habilidosa en lo que me gusta llamar “Gramatemática” (Gramática + Matemática); y lo será formándose por su propia cuenta: de manera autodidacta o tomando cursos especializados. No esperará a que las universidades ajusten sus currículos al entorno que impone el crecimiento del big data, tendencia que no se revertirá.

La sociedad se enrumbará definitoriamente a una cultura cada vez más data céntrica y la nueva camada de periodistas no se preguntará: ¿Y ahora qué hacemos con estas bases de datos? Sabrán, exactamente, cómo analizarlas, extraerles información y lo más relevante: exprimirles conocimiento.

 

ciencia

El periodismo de datos estará cada vez más amalgamado con la estadística, matemática, ingeniería, informática, programación y cualquier otra disciplina que implique el desarrollo del pensamiento abstracto. Ese periodismo en gestación será más holístico, más cercano a lo que hoy conocemos como Ciencia de Datos e Inteligencia de Negocios.

Sus practicantes serán no solo capaces de extraer data de diversas fuentes y visualizarla. También podrán correlacionarla coherentemente, aplicar diferentes métodos de análisis, contextualizarla – mediante la investigación profunda- y presentarla como un sólido y útil producto interactivo; con sus vertientes ideales para móviles y cualquier otro dispositivo que capture el interés de sus audiencias y los lleve a tomar decisiones más informadas.

 

conocimeinto

Los periodistas tendrán un brazo intelectualmente fuerte para navegar entre bases de datos sin que el factor wow sea el volumen de la información o los programas informáticos para manejarlo. Sabrán lo suficiente de esos temas para, de ser necesario, hacer las cosas por su cuenta; pero también para comunicarse eficientemente con sus aliados ingenieros, programadores y visualizadores, cuando la complejidad de los proyectos así lo exija.

Lo crucial será: la calidad del conocimiento que genere el análisis, la visualización equilibrada en lo funcional y lo estético, la historia humana detrás de los números.

También será definitoria la reacción que cause la investigación en las audiencias mediante la consistente evidencia expuesta con los datos.

Será necesario aprender a usar la data más inteligentemente. Comprender que aunque se tengan grandes volúmenes de datos existe el riesgo de producir contenidos, aplicaciones o/y visualizaciones totalmente irrelevantes.

Cuando consigamos transformar más información en conocimiento, habremos evolucionado como industria. La información por sí misma dejará de ser lo hegemónico en las salas de redacción; lo estratégico será definir, con los datos, cómo crear valor agregado para la vida de las audiencias.

integración

Será necesario aprender a usar la data más inteligentemente. Comprender que aunque se tengan grandes volúmenes de datos existe el riesgo de producir contenidos, aplicaciones o/y visualizaciones totalmente irrelevantes.
El trabajo en equipo ayudará a producir contenidos, aplicaciones y visualizaciones relevantes para las audiencias.

Los equipos multidisciplinarios trabajando en comunión para hacer periodismo de datos dejarán de ser la excepción a la regla.

Las ideas para definir enfoques, visualización, producción audiovisual e incluso la narración idónea para múltiples plataformas ya no serán propuestas unilateralmente por los periodistas, sino establecidas en conjunto con programadores, ingenieros, diseñadores, productores audiovisuales y cualquier otro profesional clave en la creación de productos basados en data.

La mejor forma de lograr esa integración será adaptando pautas de la metodología de Project Management; creando una guía flexible de objetivos, organización, planeamiento, seguimiento y control de recursos para el éxito de cada proyecto.

Así se acabará la desconexión de que cada quien produce su parte del proyecto y luego la junta con la de los otros.

 

forma

En mi país, Costa Rica, decimos: “una sola golondrina no hace verano”. En ese sentido, no es periodismo de datos el que, simplemente, toma cinco o seis cifras de una fuente y las presenta en un bonito gráfico.

El periodismo de datos va más allá de eso porque nace de la entraña del análisis riguroso de la información; de la investigación a profundidad para tratar de comprender lo que se esconde detrás de esos números y la forma en que impacta la vida de las personas.

El periodismo seguirá necesitando de su antigua habilidad para contar historias, pero deberá hacerlo equilibrando matemática y gramática. El fondo (la calidad del análisis) será como el cimiento de la casa, hacerlo consistente será lo primero y crucial. Luego definiremos los detalles del acabado (la forma de contarlo).

Cuidar la forma será clave, pero para transmitir adecuadamente a la mayor cantidad de personas el conocimiento adquirido sobre ese problema analizado con todo rigor.

visión

En los negocios, nadie crea un producto para dejarlo a su suerte y verlo morir. El producto se lanza, se prueba, se ajusta y se actualiza para que no pierda vigencia y consumo.

En el periodismo de datos aprenderemos más de la visión empresarial y del marketing para mantener vivos y usables nuestros proyectos. Tendremos como mandamiento refrescar periódicamente la data de nuestras aplicaciones y actualizar los contenidos según las tendencias que nos revele el continuo estudio de esos datos. Aprenderemos, también, a desarrollar maneras más efectivas y rápidas de analizar datos en tiempo real sin perder de vista el enfoque de utilidad para las audiencias.


Compartir