Interactivo: Nacimientos están por debajo de la tasa de reemplazo en la mitad de los países de América

Compartir

Hassel Fallas autor

En cinco décadas y media, las mujeres del continente americano han disminuido la cantidad de niños que dan a luz.

En 1960, la tasa de fertilidad total en todo el continente  era de un promedio de seis niños. Para el año 2014 la misma había caído a 2.

Para este ejercicio se tomó en cuenta información de 33 de los 35 países de América. Estos son los que tienen disponibles 55 años de indicadores en el portal de datos abiertos del Banco Mundial.

Al examinar país por país hay diferencias relevantes. Así, por ejemplo, de los 33  analizados, en 16 (48%) los nacimientos por cada mujer en edad fértil están por debajo de la tasa de reemplazo (2,1). Siendo los casos más significativos los de Canadá, Cuba y Chile.

La tasa de fertilidad total representa la cantidad de hijos que tendría una mujer si viviera hasta el final de sus años fértiles y tuviera hijos de acuerdo con las tasas actuales por edad.

La edad fértil femenina va de los 15 a los 50 años, aproximadamente. Entre un 97% y 99% tienen bebés en ese intervalo de 35 años, detalla el Centro Centroamericano de Población de la Universidad de Costa Rica.

En el siguiente gráfico, examine cuánto ha variado la natalidad en su país y en su región, en general.

Implicaciones

La caída en la tasa de fertilidad se debe a la incidencia de métodos anticonceptivos, que fueron ganando terreno a partir de la década de 1960, también de la mayor participación de la mujer en el mercado laboral, del aumento en los niveles de educación de la población, entre otros, indica un informe de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), que advierte siempre es posible encontrar diferencias marcadas entre países según su situación socioeconómica o educativa.

¿Es realmente la baja fertilidad un problema? Esa es la pregunta que 40 investigadores se plantearon en 2014 para dar forma a un estudio de la Universidad de California, Berkeley.

La investigación plantea que ante el envejecimiento de la población y la fertilidad por debajo de la tasa de reemplazo, la preocupación de algunos países es el impacto que eso tendrá en las finanzas públicas y la calidad de vida de sus habitantes.

El estudio establece que mientras los gobiernos, generalmente, favorecen una tasa de natalidad alta para mantener la fuerza de trabajo y la base fiscal para financiar las pensiones, la atención de salud y otros beneficios para las personas mayores, las familias son las que soportan la carga de mantener la educación y crianza de los niños.

“Además, una creciente fuerza de trabajo debe ser provista de costosas inversiones de capital como fábricas, edificios, transporte y vivienda. En lugar de tratar de que la gente tenga más hijos, los gobiernos deben ajustar sus políticas al inevitable envejecimiento de la población”, dijo el demógrafo Ronald Lee, uno de los autores de la investigación.

El estudio completo de la Universidad de Berkeley: Is low fertility really a problem? Population aging, dependency, and consumption


Compartir